La comisión, presidida por el vicegobernador Herrera Ahuad, decidió proponerlo para un segundo mandato al frente de la Defensoría provincial. Destacaron su trabajo y la experiencia al frente del organismo. Los diputados son los que aprueban, finalmente, las postulaciones.

Posadas (Jueves 27 de julio). La Comisión encargada de proponer al Defensor de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes acordó por unanimidad, este jueves, volver a elevar la postulación de Miguel Molina para un nuevo período al frente de esa Defensoría de jurisdicción provincial.
El vicegobernador Oscar Herrera Ahuad presidió la reunión en su calidad de presidente de la comisión y en representación del Consejo Multilateral de Políticas Públicas. Participaron además, Alfredo César Olmo Herrera y Julia Marta Alegre, por el Poder judicial; las diputadas provinciales Myriam Duarte y Mabel Pezoa; Graciela Beatriz Ibarra por el Consejo General de Educación y Roberto Carlos Casa Martín por el Ministerio de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología. En representación del nivel universitario participó Alba Alicia Pérez Chilavert y por la ONG Hogar de Varones Padre Antonio Sepp, Patricia Loreiro.
La reunión tuvo lugar este jueves a partir de la media mañana en la Sala de Situación de la vicegobernación, donde Herrera Ahuad propuso para un segundo mandato a Molina, con el objeto de dar continuidad a las acciones de institucionalización, organización, y desarrollo de la Defensoría de los Derechos de niños, Niñas y Adolescentes de Misiones. En esa línea, los presentes destacaron la gestión del funcionario y decidieron por unanimidad volver a proponerlo, para que la Cámara de Representantes preste Acuerdo Legislativo para un nuevo mandato.
El vicegobernador dijo que como Defensor, Molina desarrolló tareas sustanciales orientadas a la promoción de derechos y a la concreción del sistema de protección de los derechos de niños, niños, niñas y adolescentes y que planteó políticas de gestión basadas en el observatorio y diagnóstico de la realidad.
Aunque sin fecha, acordaron un nuevo encuentro, esta vez con la presencia del Defensor, para avanzar con la propuesta.
El Defensor de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes es propuesto por una Comisión constituida a ese efecto y designado -y removido- por la Cámara de Representantes. Esta comisión tiene a su cargo la evaluación para la designación del postulante, que finalmente se aprueba en la Legislatura provincial por mayoría simple de los votos.
El Defensor de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes -y los Defensores adjuntos-duran cinco años en sus funciones y pueden ser reelectos una sola vez.

Funciones del cargo

La Defensoría de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes tiene por función proteger los intereses difusos o colectivos relativos a los niños, niñas y adolescentes; interponer acciones para la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes en cualquier juicio, instancia o tribunal; velar por el efectivo respeto a los derechos y garantías legales asegurados a los niños, niñas y adolescentes y promover medidas judiciales y extrajudiciales del caso. Para ello puede tomar las declaraciones del reclamante, entenderse directamente con la persona o autoridad reclamada y efectuar recomendaciones con miras a la mejoría de los servicios públicos y privados de atención de los niños, niñas y adolescentes, determinando un plazo para su adecuación e implementar sanciones por infracciones cometidas contra las normas de protección de los niños, niñas y adolescentes, sin perjuicio de la responsabilidad civil y penal del infractor, cuando corresponda.
También debe supervisar a las entidades públicas y privadas dedicadas a la atención de los niños, niñas y adolescentes, albergándolos en forma transitoria o permanente, desarrollando programas de atención a los mismos, debiendo denunciar ante las autoridades competentes cualquier irregularidad que amenace o vulnere los derechos de los niños, niñas y adolescentes; requerir de los organismos públicos o privados para el desempeño de sus funciones, en caso de ser necesario, el apoyo de la fuerza pública, servicios médicos y educativos; proporcionar asesoramiento de cualquier índole a los niños, niñas y adolescentes y a sus familias y asesorar a los niños, niñas y adolescentes y a sus familias sobre los recursos públicos, privados y comunitarios, para la solución de su problemática.
Dentro de sus responsabilidad está, además, intervenir y asesorar en la instancia de mediación o conciliación; recibir todo tipo de reclamo formulado por los niños, niñas y adolescentes o cualquier denuncia que se efectúe con relación a los niños, niñas y adolescentes, en forma personal o mediante un servicio telefónico gratuito y permanente y dar solución rápida al requerimiento.

Anuncios