El 20% de aumento en los salarios puede parecer poco pero es una compensación que cubre el 12,2% del incremento del índice de precios al consumidor en lo que va del año. En un contexto de crisis con pocos ganadores como los bancos con una rentabilidad de 90 mil millones de pesos, el costo del ajuste se está descargando en las provincias. La iniciativa política del Gobernador tiene el respaldo de un Estado desendeudado que contrasta con otros hoy incendiados con deudas por el 70% de su presupuesto y contrasta con la estrella del PRO que todavía no se sentó en las paritarias.

Posadas (Jueves, 28 de junio) Con el aumento salarial para los agentes estatales anunciados ayer, el Gobernador de la Provincia ha demostrado tener iniciativa política. Atento a las necesidades de la gente, toma las decisiones posibles y se adelanta a los efectos más duros de la crisis financiera nacional que, en pocos días de corridas cambiarias y especulaciones con las Lebac y otros instrumentos de un mundo ajeno a la gente común, hizo perder al país 12 mil millones de dólares.
El 20% pueden ser pocos pesos, pero son. Es un aumento que no estaba en los papeles cuando a fin de año la Casa Rosada afirmaba que lo peor ya había pasado y aseguraba que la inflación de 2018 no superaría el 15%. La disparada del dólar y la inflación desactualizaron las previsiones presupuestarias que estimaban alrededor de 22 mil millones de pesos la masa salarial para este año.
El 20% pueden ser pocos pesos, pero son, fundamentalmente si se los compara con la evolución del índice de precios al consumidor. De acuerdo con datos del IPEC y el INDEC, el acumulado anual, en mayo 2018 respecto a diciembre de 2017, el nivel general aumentó en la región noreste un 12,2%. En plena crisis y anuncios de reducciones de gastos y programas nacionales, mantener el poder adquisitivo mientras tanto es un alivio y una conquista. Es cierto que el 20% se completará en septiembre. Pero hay un Gobernador atento y ese 12,2% de aumento en los primeros cinco meses del año se estaba comiendo la recomposición del 15,5% acordada en febrero. Hay que recordar que Misiones fue la primera provincia en cerrar las paritarias en todo el país y lo hizo otorgando medio punto más de la inflación que el gobierno nacional juraba y aseguraba no pasaría del 15%. Era un dato central para acordar en paritarias, tanto de parte de los funcionarios de Hacienda como de los representantes de los sindicatos. ¿Se quedaron cortos? El gobernador Passalacqua es el primero en admitirlo para tomar la decisión de volver a revisar la pauta. Todo indica que si en septiembre los precios se desmadran podría haber otra revisión.
La decisión del aumento tiene además del cuadro social, el contexto de políticas económicas.
Ayer el senador Closs lo dijo con todas las letras en el Senado de la nación cuando pronosticó que el rumbo sostenido por el gobierno nacional llevará inexorablemente a una recesión. La ortodoxia a la que apuesta Mauricio Macri para combatir la inflación genera como método la baja del consumo. Y es lo que se viene. Deliberadamente se paralizarán obras públicas, se eliminarán programas de salud, de educación y de generación de empleos o de sostén de la agricultura familiar. Las provincias, donde vive la gente son las que perjudicadas en el esquema en el que ganan los bancos, los exportadores y las empresas energéticas. La rentabilidad del sistema financiero fue de 90 mil millones de pesos y este año la rentabilidad se ha incrementado en un 50% según Closs. Entonces, si los bancos que ganan fortunas otorgan el 25% es en realidad poco frente al 20% que otorga una provincia que sufre los embates del ajuste y recibe menos recursos de los presupuestados.
Pero es cierto que el 20% puede ser poco. Pero es mucho también en comparación al incendio de Chubut, una provincia que tiene afectada el 70% de su presupuesto por los intereses de la deuda con la que vivió en estos años. Y es mucho en comparación con los aumentos a cuenta gotas que otorga el gobierno de la provincia de Buenos Aires que a mitad de año todavía no se sentó en las paritarias.

 

Anuncios