El diputado Roque Gervasoni presentó el proyecto de Ley. La iniciativa sugiere que el Estado Provincial, sus organismos descentralizados, las empresas del Estado, las municipalidades, personas jurídicas de derecho público no estatal creadas por Ley, las empresas subsidiadas por el Estado y las empresas privadas concesionarias de servicios públicos, estén obligadas a ocupar personas del colectivo LGBT+. Pide un cupo no inferior al uno por ciento del total de los empleos en los ámbitos mencionados.

Posadas (Jueves 8 de noviembre). El diputado provincial Roque Gervasoni presentó el proyecto de Ley para crear el cupo laboral e inclusión para personas del colectivo LGBT (lesbianas, gay, bisexuales, travestis, transexuales y transgénero, entre otros), respaldado por las leyes y políticas de inclusión vigentes en el país. En ese sentido, el legislador propone que las grillas de personal estén integradas por al menos el uno por ciento de personas de este colectivo, siempre que reúnan las condiciones de idoneidad para el cargo.
El proyecto de ley que ingresó a la Legislatura misionera durante el período de sesiones ordinarias, propone también “las reservas de puestos de trabajo” para que sean ocupados por integrantes del colectivo LGBT, “con el fin de promover la igualdad real de oportunidades en el empleo público”, sostiene.
La normativa también sugiere que el Estado Provincial, sus organismos descentralizados, las empresas del Estado, las municipalidades, personas jurídicas de derecho público no estatal creadas por Ley, las empresas subsidiadas por el Estado y las empresas privadas concesionarias de servicios públicos, estarán obligadas a ocupar personas de este sector, siempre que reúnan las condiciones de idoneidad para el cargo, en una proporción no inferior al uno por ciento el total del personal.

roque gervasoni en su banca
Roque Gervasoni (Diputado del Frente Renovador)

Se estima que en la Argentina, el 98 por ciento de las personas travestis, transexuales y transgéneros no tiene un trabajo formal, según consigna un proyecto de ley presentado en la Cámara de Diputados de la Nación a mediados de año y que busca, también, aprobar el cupo laboral de al menos el uno por ciento de los puestos de la administración pública nacional para personas de este colectivo social.
La comunidad LGBT+ es una de las poblaciones más vulneradas del país, situación de la que Misiones no escapa.
El proyecto de Gervasoni propone reservar, también, los cargos correspondientes a los agentes que hayan ingresado bajo el régimen de la presente Ley, o que posteriormente se hayan incorporado a esta norma, para ser ocupadas en su totalidad y exclusivamente por personas del colectivo LGBT, travestis, transexuales y transgénero, de acuerdo a las condiciones de idoneidad ya referidas y busca establecer que estas vacantes, no estarán sujetas a vulneración alguna en relación a su efectiva disponibilidad.
En el proyecto de Ley, establece que el porcentaje de al menos el uno por ciento (es un piso y no un techo) será aplicado sobre el personal de planta permanente, temporaria y transitoria y define, también, el alcance que tendrá esta normativa: “las personas del colectivo LGBT, travestis, transexuales y transgénero, mayores de 18 años de edad, hayan o no accedido a los beneficios de la Ley Nacional 26.743 de Derecho a la Identidad de Género de las Personas” , siempre y cuando acrediten la residencia en Misiones.
Entiende, en el proyecto, que todas las personas tiene derecho al trabajo digno y productivo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo, sin discriminación por motivos de su identidad de género, en un ámbito laboral de mutuo respeto.

Acciones prácticas en pos del colectivo LGBT+

El proyecto del diputado Gervasoni se gestó con la interacción de distintas agrupaciones de militancia LGBT.
En los fundamentos de esta iniciativa, el legislador recuerda que la igualdad y la no discriminación son principios básicos de las normas internacionales de derechos humanos y que todas las personas, sin distinción, tiene derecho a disfrutar de todos los derechos humanos, incluidos el derecho a la igualdad de trato ante la ley y el derecho a ser protegido contra la discriminación por diversos motivos, entre ellos la orientación sexual y la identidad de género.
“Los Estados tienen la obligación jurídica de cerciorarse de que sus propias leyes y políticas no discriminen a las personas por su orientación sexual y su identidad de género y también de que su marco jurídico ofrezca una protección adecuada contra esa práctica discriminatoria ejercida por terceras personas. Esa obligación trasciende la cultura, la tradición y la religión”, indican.
En esa línea, rescatan que todos los Estados deberían establecer criterios de igualdad y no discriminación, independientemente de su historia o especificidades regionales, con el fin de garantizar los derechos de todas las personas. “Los gobiernos que se niegan a proteger los derechos humanos de las personas del colectivo LGBT, travestis, transexuales y transgénero de alguna manera violan sus derechos. Por lo general, las personas del colectivo LGBT, travestis, transexuales y transgénero y a pesar de las leyes de igualdad, son constantemente discriminadas” y una de esas discriminaciones es vedarle el acceso a un empleo digno, en un marco de respeto y valoración de sus capacidades.
Especifica también que la discriminación social empuja a las personas de estos colectivos a ejercer la prostitución cómo único modo de sobrevivencia. La expectativa de vida del sector ronda los 40 años de edad y llegan a ese momento “sin obra social, sin jubilación y casi en situación de calle”, siempre rodeadas de una pobreza extrema y muchas veces con enfermedades.
La violencia y el abandono de una sociedad que se percibe como inclusiva pero que estigmatiza a partir de los prejuicios y los mandatos sociales no contribuye a la dignidad de este colectivo social. Por ello, el proyecto de Ley de Gervasoni propone acciones prácticas como establecer este cupo laboral, mientras sienta las bases “para la sana convivencia y el respeto mutuo en los ambientes laborales, basado en leyes ya existentes que contemplan la dura realidad del colectivo”.

Acceso al trabajo digno

La persecución, las burlas y la exclusión de personas LGTB son históricas. Hasta el año 2012, la Argentina tenía códigos de falta y contravencionales con artículos que habilitaban detenciones por identidad de género, orientación sexual o prácticas sexuales no normativas, que, de manera expresa, sancionaban el “homosexualismo” o el “travestismo”.
Este colectivo social viene militando el cupo laboral para el sector, como respuesta a uno de los reclamos más urgentes de la comunidad de LGTB, después de la conquistas de leyes como las de identidad de género que les permite tener el documento único acorde a su identidad autopercibida, o la promocionada ley de matrimonio igualitario.
Hoy buscan el acceso al trabajo digno y con ello, mejorar la calidad y sobre todo, la expectativa de vida.

Epígrafe: Foto principal temática ilustrativa, tomada de Internet.

Anuncios