Buscan que se cumplan con los precios pactados. Los productores vuelven a alertar sobre la crisis que afecta también a la pequeña cooperativa y al pequeño secadero de té. Impulsarán una ley que modernice la reglamentación vigente y garantice el cumplimiento de los precios pactados.

Posadas (Jueves 8 de noviembre). “¿Por qué siempre estamos en la misma situación? Desde las áreas del Gobiernos siempre responden que están al tanto pero que les falta presupuesto para los controles. Tenemos un agujero negro que es la ley de Coproté, que es bastante antigua para un mercado que cambió mucho y donde aparecieron nuevos actores. Si hay que modificar la ley o hacer una nueva, hay que hacerlo y listo, porque está situación nos perjudica a los productores pero impacta en la economía de la zona”, dice Cristian Klingbeil, integrante de la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (Apam), respecto a la crítica situación que afecta a los pequeños productores, pequeñas cooperativas y pequeños secaderos que trabajan con el té.
“y afecta a toda la comunidad, porque estos sectores dejan la plata en la zona; nadie de nosotros se va a comprar un departamento en las playas de Brasil sino que ese dinero se reinvierte o se gasta acá, en la zona centro”, ejemplifica.
Esta semana, la mesa de diálogo tealera se reunió en Oberá, con la participación del ministro del Agro y la Producción, José Luis Garay; los Defensores del Pueblo de Oberá, Patricia Nittmann; de Posadas, Alberto Penayo, y de San Vicente, Ceferino Benítez, y productores tealeros de la zona, quienes solicitaron el encuentro.
“Hay que ver de una vez por todas lo que pasa en Misiones con el problema de los incumplimiento de los precios” que debe pagar la industria a los productores tealeros por kilo de materia prima cosechada. Esos valores lo determina la Comisión Provincial del Té (Coproté) o, ante la falta de acuerdo, queda determinado por una Resolución del Ministro del Agro y la Producción, como sucedió en agosto de este año.
“Quiero destacar el compromiso y las ganas que le están poniendo a este tema los Defensores del Pueblo con los que nos reunimos. Están al tanto, se preocupan, investigan, nos escuchan. Los Defensores se están portando muy bien y eso hay que decirlo. Los tres están comprometidos y están viendo el problema que está acá, en el interior. La idea es impulsar una reunión con los diputados de todos los bloques para ver si podemos avanzar con esto, pero tenemos que ponernos a trabajar de manera inmediata”, insistió el productor.
El Ministro del Agro y la Producción, José Luis Garay, coincide con la necesidad de trabajar la ley para actualizarla, ya que la que está vigente es de mediado de la década del 80. Este año, en agosto, el funcionario fijó el precio del té en 3,15 pesos por kilo verde, más otros 30 centavos si cumplen con las normas de verificación.
Garay también aseguró que dejaron asentadas todas las denuncias recibidas por los incumplimientos de los precios fijados. Además de ese incumplimiento, los productores aseguran también que los precios están desactualizados a partir de la fuerte caída del peso frente al dólar.
“Esta no es una lucha, esta es una guerra que lleva muchos años; en esta guerra, cuando avancemos con la solución, van a saltar los exportadores que están hipercómodos con esta situación y no van a querer salir de su comodidad, pero esta pelea la vamos a dar. Vamos a reunirnos con productores de la zona y avanzar porque llevamos años en esto, empeorando año tras año, donde nadie entiende por qué no buscaron una vuelta al tema, pero para solucionarlo. El pequeño productor, la pequeña cooperativa, el pequeño secadero de té en rama so sectores que están con más ganas de dejar de trabajar que de seguir, porque somos parte de los perjudicado por esta situación”, dijo Klingbeil.
Además, explicó que al estar parados los pequeños secaderos, por ejemplo, los más grandes son los que están trabajando a pleno y eso también los perjudica, “porque pueden rechazar trabajos o paga lo que quieren, porque no tienen competencia. Acá hay un sector dominante que marca su superioridad por sobre lo demás. Necesitamos defender a los que producen riqueza y la distribuyen acá en la zona, porque somos los pequeños productores lo que reinvertimos en la provincia, cuando cobramos”, insistió.
De la reunión de Oberá surgió la idea de avanzar con una ley actualizada para el sector, que garantice el respeto a los precios fijados ya sea por e Estado o desde la Coproté, entre otros aspectos.

Avanzar con un proyecto de Ley

Desde la Defensoría del Pueblo de Posadas emitieron un comunicado de prensa que consigna que los Defensores de la capital provincial, junto a los de Oberá y San Vicente avanzarán en la elaboración de un proyecto de Ley que permita controlar de manera fehaciente el cumplimiento del precio de garantía del té, como una respuesta a los reclamos del sector primario.
“Para trabajar en esta iniciativa vamos a convocar a todos los sectores, tanto productivos como del Gobierno Provincial y legisladores misioneros, de manera tal de establecer una norma que además de generar las herramientas o mecanismos necesarios, también sea factible de implementar”, explicó Penayo.
Esto surgió como conclusión del encuentro llevado adelante en la sede de la Defensoría del Pueblo de Oberá, con la presencia del ministro del Agro y la Producción de Misiones, José Luis Garay, y los referentes de la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (APAM), Hugo Sand, Carlos Zuberbuhler y Cristian Klingbeil, entre otros.
En consenso, junto con la APAM y el Ministerio del Agro, se tomó el compromiso por parte de los representantes de las tres Defensorías del Pueblo, de generar los espacios de diálogo y consulta, para acordar el mencionado proyecto de Ley.
Durante el encuentro, los referentes del sector productivo describieron la situación que afrontar los productores y aseguraron que no se está cumpliendo con precios establecidos antes del inicio de la nueva zafra 2018/19.
Por su parte, Garay indicó que “resulta imposible tener puestos de control permanente en las balanzas para saber si las empresas pagan o no el precio pactado”, y señaló que no se cuenta con “la estructura humana necesaria ni los medios, para un control exhaustivo”.
Finalmente, Penayo recalcó que “es necesario trabajar en conjunto y de manera articulada, para brindar las herramientas necesarias de contralor, porque si no siempre termina perdiendo el colono, con las graves consecuencias que ello significa para la agricultura misionera”.

Anuncios