El domingo con la consagración de Alberto Fernández ganó Misiones. La Renovación cumplirá un rol central como movimiento aliado para tener mayoría en Diputados de la Nación. La mirada estratégica de Carlos Rovira es compartida por el presidente electo que pone a los gobernadores en el centro de la toma de decisiones para terminar con la inequidad histórica entre las provincias. Es la cuestión de fondo que permanece después de las elecciones cuando la urgencia de la gente de terminar con Macri fue determinante en el cuarto oscuro. Contra la onda expansiva la Renovación, aunque quedó tercera, logró sumar para el presidente electo sin perder su identidad.

Martes, 29 de octubre de 2019. El categórico respaldo de los misioneros a la fórmula de Alberto y Cristina en las elecciones presidenciales del domingo 27 siguió la onda de las provincias más postergadas del país.
El mapa electoral pone sobre la superficie las inequidades del desarrollo argentino evidenciadas en la franja centro de este a oeste bien diferenciada del norte postergado y el sur olvidado y traducidas en el pronunciamiento en las urnas. El centro rico vota de una manera y la periferia de otra. Nosotros agregamos a la zona amarilla del mapa el interior de la provincia de Buenos Aires muy diferenciado del conurbano donde el peronismo se impuso por el 81%.
Aunque el sector más dinámico de la economía argentina está asentado en las provincias de la franja centro beneficiadas por el modelo agroexportador gracias a la feracidad de la pampa húmeda y el microclima cuyano, las diferencias no son naturales sino históricas, es decir políticas. Son las que determinaron las luchas de los caudillos de provincias contra el centralismo porteño desde el nacimiento de la Patria, luchas que siguen vigentes y no resueltas ni por los movimientos populares del siglo XX.

IMG-20191029-WA0003.jpg
Esas inequidades son las que determinan la contradicción Centro – Periferia o si se quiere Porteños – Provincianos. Emerge como la contradicción fundamental a resolver en la Argentina y la novedad es que Alberto Fernández lo fue destacando desde que fuera ungido como candidato a presidente.
Sin embargo, la destrucción del aparato productivo, el crecimiento de la pobreza y el hambre, la caída del nivel de los salarios, el manejo de las políticas macro como la apertura económica y en síntesis la matriz de acumulación financiera que impuso Mauricio Macri que, inexorablemente expulsa del sistema a miles de personas, agravó las diferencias entre ricos y pobres. Exacerbó así la contradicción de clases intrínseca al capitalismo.
De estos dos aspectos contradictorios, uno ha de ser el principal y el otro, el secundario. Desde las provincias el aspecto principal, es el que desempeña la histórica contradicción Nación – Provincia. Es el aspecto que ocupa la posición dominante y que sólo podrá resolverse desde las luchas por las autonomías provinciales.
Pero esta situación no es estática. El aspecto principal y el no principal de una contradicción se transforman el uno en el otro y en consecuencia, lo dominante cambia.
La tensión Nación – Provincia y la tensión de clases entre ricos y pobres atraviesa inexorablemente a la sociedad misionera. Así como el 2 de junio entendió que es necesario sostener un movimiento político misionerista, en las presidenciales sintió que lo urgente era terminar con el neoliberalismo de Macri y se movió en ese sentido con la herramienta del voto y la oferta del cuarto oscuro.
Revisando el resultado electoral del domingo desde esta perspectiva, es evidente que en Misiones lo urgente se impuso a lo necesario. Votar a Alberto, votar para que se vaya Macri.
De todos modos, al ganar Alberto, ganó Misiones. La comunicación del presidente electo con el gobernador electo y el reconocimiento por la campaña es una manifestación clara de ello. No casualmente, lapolíticaonline que es el sitio alternativo más leído entre la dirigencia, destaca que Alberto podrá controlar el Senado y Diputados con los votos de “Santiago del Estero, Misiones y San Luis”, e ilustra la nota con la foto del presidente electo con Oscar Herrera Ahuad.
Lo necesario para el movimiento renovador que expresa el provincialismo aún en el choque de modelos de las ofertas presidenciales que se dirimían el domingo, sigue siendo fortalecer la representación provincial en las instituciones nacionales. Es lo que permanece después de la ola que arrastró el voto de los candidatos colgados del frente nacional que respaldó a Alberto y Cristina.
Lo importante, lo necesario es una cualidad asociada a las consecuencias. Defender la voz de los misioneros en el Congreso de la Nación es una necesidad. Las consecuencias de subordinar las representaciones a los partidos nacionales terminaron en los 90 con una provincia endeudada casi inviable. Las decisiones de la Renovación a partir de las rupturas con los porteños en 2003 hoy son palpables en el logro del desendeudamiento de la provincia y contra los vientos del ajuste arreglarse para sostener fiscalmente un Estado orientado al bienestar de la gente garantizando la salud y la educación pública.
El resultado del domingo en Misiones, si bien no dio respaldo a la Renovación para renovar las tres bancas en juego, la composición de la Cámara de Diputados de la Nación, coloca en el centro de la escena a los tres renovadores que como aliados serán indispensables para respaldar las iniciativas del Poder Ejecutivo a partir del 10 de diciembre.

IMG-20191029-WA0008.jpg
Es el escenario que preveía la conducción de la Renovación cuando tomó la decisión de concurrir a las urnas con boleta corta. Se adelantaba al resultado electoral previendo que daría al Parlamento nacional un rol esencial en la nueva etapa que se inicia con Fernández en la Casa Rosada. Ser aliado no es lo mismo que ser subordinado.
No se cumple así el aforismo de Mao registrado en el Libro Rojo: “Lo urgente generalmente atenta contra lo necesario”. Porque si bien es cierto que el clamor para que se vaya Macri primó a la hora de decidir el voto, hay conciencia de que el método para hacerlo fue condicionado por la decisión del centralismo porteño al restringir el derecho a elegir reconociendo sólo la boleta larga.
El aparato de la Renovación no pudo aunque el domingo aumentó más del 21 % de los votos con relación a las Paso y los colgados de la boleta del FdT cayeron un 3,2%. La cuestión de los métodos es también importante y los jueces nacionales contribuyeron a bloquear el derecho de los ciudadanos en el cuarto oscuro.

IMG-20191029-WA0004.jpg
Pero también hay una cuestión política.
Puesto en contexto, el resultado electoral de Misiones puede tener una lectura también en contraste con Neuquén y Santiago del Estero.
Desde su creación en 1961, por primera vez el Movimiento Popular Neuquino pierde su representación en el Senado de la Nación. Lo urgente allá se impuso a lo necesario. ¿Quién defenderá las regalías por el petróleo?
En Santiago del Estero al contrario, la necesidad se sumó a lo urgente y el Frente Cívico de Santiago del Estero, pudo obtener un triunfo en la categoría de diputados y senadores, al con lo cual pudo retener las dos bancas en el Senado y las tres de diputados nacionales.
Pero más allá de coyuntura, la mirada estratégica no debe ser empañada por lo urgente. El resultado electoral no atenta ni desvía la necesidad política de reforzar la autonomía provincial.
El domingo ganó Misiones. Alberto sabe que la Renovación, aunque no se subordine, no es neutra frente a las políticas nodales de un proyecto de país que incluya y no excluya y convierta al Estado en garante de la unidad de clases y sectores sociales. Lo precisó Carlos Rovira cuando a este sitio, en la conferencia de prensa que dio para anunciar la decisión de postular candidatos, dijo con todas las letras que la Renovación no es neutra políticamente y repasó el compromiso del Estado misionero con la salud, la educación, las políticas disruptivas de vanguardia, el desendeudamiento y la definición de planes estratégicos para el desarrollo de la economía real.
La historia de la Argentina no empieza ni termina en las elecciones del domingo. La historia del continuo desarrollo del reino de la necesidad al reino de la libertad. Este proceso no tiene término y en nuestra sociedad mientras existan las inequidades entre las provincias, la lucha no tendrá fin. Lo erróneo no está en la táctica sino en las ideas en favor del estancamiento, en la delegación de facultades y el renunciamiento a la identidad. Es lo que jugó la boleta corta que fue un creación y no una mera reacción.