Paraguay, que tiene la Presidencia Pro Tempore del Mercosur, dijo que “evaluarán las medidas jurídicas, institucionales y operativas más adecuadas en razón de la decisión soberana de Argentina de manera de no afectar el proceso de construcción comunitaria del Mercosur”. Argentina se retira porque el bloque negocia bienes y servicios con Corea del Sur, Líbano, Canadá y la India que afectarían a la industria nacional.

Sábado 25 de abril de 2020. La República Argentina anunció la decisión de dejar de participar en las negociaciones de los acuerdos comerciales en curso y de las futuras negociaciones del bloque Mercosur, excluyendo de esta determinación a las ya concluidas con la Unión Europea y con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA).
El anuncio fue hecho por la Delegación Argentina, en oportunidad de la reunión de Coordinadores Nacionales del Grupo Mercado Común sobre relacionamiento externo, que tuvo lugar este viernes a través de videoconferencia.
La República Argentina informó que adoptó esta determinación en atención a prioridades de su política económica interna, agravada por la pandemia del COVID-19, e indicó que no será obstáculo para que los demás Estados Partes prosigan con los diversos procesos negociadores.
La Presidencia Pro Témpore del Paraguay y los demás Estados Partes del Mercosur evaluarán las medidas jurídicas, institucionales y operativas más adecuadas en razón de la decisión soberana de la República Argentina de manera a no afectar el proceso de construcción comunitaria del Mercosur y de las negociaciones comerciales en curso.
Para el diario Infobae, Argentina suspende su participación por diferencias con Brasil, Paraguay –Presidente temporario del mercado- y Uruguay y desata una crisis política dentro del Mercosur. Califican de hecho sin precedentes diplomáticos la decisión de hecho de Alberto Fernández de suspender la participación de la Argentina en el Mercosur frente a la decisión de Brasil, Paraguay y Uruguay de avanzar en acuerdos de libre comercio con Corea del Sur, Líbano, Canadá y la India en plena crisis económica agravada por la pandemia del coronavirus.
El Mercosur analiza acuerdos de libre comercio con países que producen bienes y servicios que implican una competencia directa con la industria argentina en un escenario ya complejo por la pandemia del coronavirus. Y pese a las sucesivas advertencias del canciller Solá, los representantes diplomáticos de Brasil, Uruguay y Paraguay decidieron avanzar igual con las negociaciones para cerrar un tratado de libre comercio con Corea del Sur, que sería el caso testigo para continuar con Líbano, India y Canadá.
Alberto Fernández está de acuerdo con firmar acuerdos comerciales alrededor del planeta, pero no en una coyuntura de crisis global que afectará de manera geométrica al sistema productivo nacional.
El mensaje del presidente llegó sin escalas a Jair Bolsonaro, Luis Lacalle Pou y Mario Abdo Benítez: Argentina suspende “de hecho” su participación en el Mercosur hasta que se congelen las negociaciones con Corea del Sur -fundamentalmente-, India, Líbano y Canadá.

Participación parcial

En ese sentido, Cancillería Argentina emitió este viernes un comunicado de prensa donde informa que el Gobierno argentino a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto participó de la reunión de coordinadores nacionales del Mercosur mediante una videoconferencia realizada en la tarde del 24 de abril de 2020.
La República Argentina señaló que la integración no es sólo un mandato de la geografía y de la historia sino parte de nuestro presente y de nuestro futuro.
Allí sostuvo que la integración regional es una forma de afrontar la pandemia global y sus consecuencias económicas y sociales. Es imperiosa en un mundo en el que los organismos internacionales predicen la caída del PBI en los países de mayor desarrollo, una disminución brusca del comercio global de hasta un 32% y un impacto imprevisible en la sociedad.
También indicó que en “su política interna la Argentina se previene de los efectos de la pandemia mientras protege las empresas, el empleo y la situación de las familias más humildes”. Lo hace a diferencia de las posiciones de algunos socios, que plantean una aceleración de las tratativas hacia acuerdos de libre comercio con Corea del Sur, Singapur, Líbano, Canadá y la India, entre otros.
La Argentina dejó en claro que la incertidumbre internacional y la propia situación de nuestra economía aconsejan detener la marcha de esas negociaciones.
También afirmó ante sus socios que en este escenario el Gobierno argentino seguirá acompañando la marcha de los acuerdos del Mercosur con la Unión Europea y la EFTA (European Free Trade Agreement), sin entrar en debates por ahora estériles.
Esta posición, transmitida a los socios del Mercosur, no surge de un capricho sino de una visión sobre el modo de fortalecer las relaciones con las naciones del bloque regional: la hermandad no sólo es noble sino potente, y se funda en la reconstrucción del tejido social y productivo de nuestros países.