“La decisión de brindar la misma posibilidad de desarrollo a cada eslabón de la cadena yerbatera es uno de los pilares que sostiene el Plan Estratégico Yerbatero firmado por todos los sectores”, dice el titular del Inym, Juan José Szychowski.

Domingo 18 de julio de 2021. Los argentinos consumieron 268 millones de kilos de yerba mate durante 2020 mientras que los embarques hacia el exterior sumaron, ese año, 42 millones de kilogramos, producto de las 177.543 hectáreas cultivadas de yerba mate.
El sector tiene, en stock, capacidad para abastecer al menos diez meses de consumo, a esos niveles, según el presidente del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym) Juan José Szychowski.
Después de la Resolución 170 del Instituto Nacional de la Yerba Mate, que establece un tope de cinco hectáreas para todos los productores que quieran incorporar nuevas plantaciones a partir del próximo año, estalló la polémica dentro del sector y desde ahí alentaron ideas relacionadas con la falta de provisión para lograr la adhesión de los consumidores, ante la eventual falta del producto en el mercado, una situación que desmintieron desde el Inym. “Tanto la producción de materia prima como la provisión de yerba mate elaborada se encuentran ampliamente garantizadas”, dijo Szychowski y puso en contexto los números del consumo: “el año pasado, los argentinos consumieron 268 millones de kilos de yerba mate, mientras que los embarques hacia el exterior sumaron 42 millones de kilos”.
Con esas cifras, el funcionario entiende que el sector podrá satisfacer incluso, una demanda superior ya que en los depósitos de la industria existe un stock de 248 millones de kilos, “es decir, el equivalente a casi diez meses de consumo tanto para el mercado local como para las exportaciones”, aseguró.
De acuerdo a esos datos, al cierre de mayo, la industria yerbatera contaba con el mayor stock de los últimos cinco años. “Es normal que la industria mantenga varios meses de stock –dijo– porque, además de una reserva de yerba mate elaborada, también cuentan con yerba mate canchada (estado previo a la molienda) que se va procesando en la medida que cumple los meses de estacionamiento que cada empresa le proporciona a su marca”.
De acuerdo a la información mensual que recopila el Inym, también la producción de materia prima está respaldada. Cada año se procesan alrededor de 800 millones de kilos de hoja verde de yerba mate y las proyecciones indican que, de no mediar alguna contingencia climática grave, ese volumen se mantendría este año.
“Esa hoja verde ingresa a los secaderos y se convierte en yerba mate canchada. De esta manera se van reponiendo los stocks de la yerba que se comercializa”, dijo Szychowski para graficar la dinámica en la cadena yerbatera.

-¿Uno de los argumentos de los molinos es que tienen que importar yerba canchada de Brasil y Paraguay porque acá no consiguen?
-La respuesta a esa pregunta está en las palabras de uno de los directores de la Industria en el Inym, quien el 19 de noviembre pasado en declaraciones a un diario local manifestó que lo hacen porque les resulta más barato traerla de afuera.

Maniobras

Juan José Szychowski.

Desde sectores vinculados a la producción primaria deslizaron que, en el fondo, “la maniobra de importar yerba” responde a una doble jugada: por un lado las empresas resguardan su stock y, por otro, presionan a los productores locales para que bajen el precio de la materia prima.
A esa situación, se agrega otra, harto denunciada por los productores y que admiten desde el Inym: “hace cinco años –por ejemplo–, fueron esos mismos pequeños productores quienes financiaron a la industria recibiendo cheques posdatados hasta 360 días”.
El titular del Inym defendió la Resolución 170 del organismo y rechazó a quienes endilgan la intención de aplicar “un criterio socialista para la producción” al recordar que los que hoy rechazan el ordenamiento de la actividad, “son los mismos que en el 2017 aprobaron una medida realmente restrictiva, ya que ese año la Resolución 59 prohibía realizar plantaciones durante 2017, 2018 y 2019 e, incluso, establecía cupos de cosecha obligando a dejar un 20% en planta”.
Para Szychowski son análisis “fuera de la realidad” porque la Resolución fue la respuesta a un pedido de las entidades que representan a los productores de Misiones y Corrientes. “En ningún párrafo se menciona la palabra “prohibir” porque, más allá de la cuestión social de fortalecer el arraigo de miles de productores en sus chacras, también existen argumentos productivos para implementar este ordenamiento de nuestra actividad”, remarcó.
De acuerdo a los relevamientos efectuados por el Inym, la superficie cultivada de yerba mate en Misiones y Corrientes alcanza unas 177.543 hectáreas que están en manos de 9.983 productores. Son, en su mayoría, pequeños productores que viven y trabajan en sus chacras, ya que 5.143 agricultores tienen menos de 10 hectáreas de yerba mate y otros 2.023 se ubican en la franja de 10 a 30 hectáreas.
“Si todos los productores plantaran cinco hectáreas, en un solo año se podrían generar 49.915 hectáreas. Hay que recordar –dijo- que además de permitir a grandes y chicos incorporar 5 hectáreas nuevas por año, la Resolución 170 también habilita a implantar hasta un 2 por ciento más de la superficie declarada, con lo cual se estarían sumando otras 3.550 hectáreas”.
Según estas proyecciones, la actividad yerbatera tiene la posibilidad de incorporar poco más de 53.465 hectáreas cada año. Es decir que puede ampliar cada año un 30 por ciento la extensión de yerba mate cultivada. “Todo esto sin contar la posibilidad de reponer sin límite las plantas secas o muertas”, añadió Szychowski.
El funcionario recordó además que la decisión de brindar la misma posibilidad de desarrollo a cada eslabón de la cadena yerbatera es uno de los pilares que sostiene el Plan Estratégico Yerbatero firmado por todos los sectores, con el objetivo de “lograr una actividad yerbatera con la mayor cantidad de actores, competitiva, socialmente responsable, equitativa y ambientalmente sustentable, que ofrezca al mundo productos naturales, genuinos y de calidad”.
AFS – Misiones Plural