El diputado Schiavoni respaldó a su par Joaquín Olivera ante la intimación de la que fue objeto por parte del Inym, en consonancia con la gran mayoría de los diputados de la comisión que analiza el tema. Después aseguro que si el kilo de yerba se vende por debajo de su costo, “o hay dumping o hay lavado de dinero”, ambas acciones penadas por la Ley.

 

Posadas (Miércoles 31 de mayo). Cuando una empresa yerbatera vende su producto por debajo de su costo de producción, “o está haciendo dumping -que está penado por ley-, o está lavando dinero –que también está penado por la ley”, disparó el diputado provincial de la alianza Pro Cambiemos, Alfredo Schiavoni, en la comisión de Desarrollo Forestal, Agropecuario y de Cooperativas de la Cámara de Representantes de Misiones, en medio del debate de la crisis yerbatera y del cruce de las cartas documento entre el diputado Joaquín Olivera y el Directorio del Instituto Nacional de la Yerba Mate.
La declaración de Schiavoni sorprendió a sus pares. Primero expresó su acompañamiento y solidaridad con el diputado Olivera, quien fue intimado por el Inym a mostrar las pruebas de la inacción del organismo, y después analizó la situación que, aseguró, se da en la cadena de comercialización de la yerba mate y que condujo a la crisis que afecta al sector.
Si los organismos nacionales quisieran corregir esta situación, expresó, comenzarían por los más grandes y no, como siempre, con el de abajo, con el pequeño secadero, dijo el legislador.
El dumping es una práctica comercial que consiste en vender un producto por debajo de su precio normal o, incluso, por debajo de su costo de producción, con el objeto de eliminar a su competencia para apoderarse finalmente del mercado. Esta práctica está prohibida en la Argentina por el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio.
“Acá, desde el Inym, se controla siempre al pequeño secadero y al pequeño productor, pero no se hace hincapié, aunque sería más fácil y económico, analizar la situación desde otro lado” para encontrar la solución del problema yerbatero, dijo el legislador.
Antes, calificó a la respuesta del Inym (la Carta Documento que remitió a Olivera) como una falta de respeto y aseguró que la situación yerbatera obedece a “inacciones o falta de previsión del Inym en cuanto a política yerbatera”, en consonancia con la postura de la mayoría de los legisladores y en oposición a lo expresado por el titular del Inym, Alberto Ré, en la carta documento que remitió al diputado Olivera, como respuesta a la misiva que este envió inicialmente.

“Hay prácticas penadas por la ley”

Alfredo Schiavoni pidió la palabra en la comisión de la que forma parte –pero de la que casi nunca participa-, donde expresó, de manera textual: “este episodio (el intercambio de Cartas Documento) desagradable entre personas que debemos buscar la solución de los problemas es molesto; no hace bien que estemos enredados en esta cuestión de falta de respeto (del Inym hacia el diputado Olivera) pero más allá de eso, coincido con Olivera que esta situación que se está haciendo notar ahora con más fuerza, responde –es cierto- a inacciones de parte del Inym o al menos, a la falta de previsión en cuanto a política yerbatera se refiere, sobre todo para el sector en Misiones. Aquella alocada idea de plantar y plantar, con una demanda que no crece –porque no logramos a través del Inym ni incentivar ni promover un mayor consumo de la yerba mate, por más que los muchachos viajaron, conocieron el mundo y ofrecieron mate, pero el resultado práctico de esas acciones no se reflejan en el incremento de la demanda de nuestro producto madre. Esa es la verdad”, dijo.
En ese sentido agregó que “tenemos desajustes entre ofertas y demanda que van a tirar el precio para abajo, siempre. Un vaso de agua en situaciones normales no cuesta nada, porque lo tenemos al alcance de la mano, pero en medio del desierto, va a cotizar muy hacia arriba –ejemplificó-. Creo que tenemos que buscar los mecanismos para que se cumplan con los precios. Acá, desde el Inym se controla siempre al pequeño secadero y al pequeño productor, pero no se hace hincapié, aunque sería más fácil y económico analizar la situación desde otro lado. Si tenés un costo de producción transparente, si tu yerba canchada cuesta 22,20 pesos y tenés además el servicio de molienda, el envase… te da un costo del producto, al que hay que agregarle el margen del que comercializa (y entonces), no podés tener el producto en góndolas por debajo del precio, por debajo del costo de producción y de ganancia, por más mínima que sea. Pero hay marcas que están por debajo de ese costo. Eso quiere decir solamente dos cosas: que cuando le pagan al productor le hacen la engañifa de, por ejemplo, pagarle con cinco cheques y el último vuelve endosado o vuelve en efectivo porque la operación está hecha en blanco -en un blanco trucho, claro-, porque no le están pagando ese precio sino uno inferior; porque hay un retorno y ese retorno significa una ilegalidad”.
“Si la venta fue en blanco –agregó-, porque el productor está desesperado por cobrar, le endosa para que lo haga correr por otro lado, o le devuelva en efectivo o a través de las notas de crédito -un invento de los contadores para enmascarar esta situación-. El que vende por debajo del costo o está haciendo dumping, que está penado por ley, o está lavando dinero, también penado por la ley. Entonces, eso es de fácil demostración y sin dar nombres, porque no quiero direccionar hacia ninguna empresa, pero si veo en góndola una yerba que yo se que su costo de producción es de 45 pesos –por ejemplo-, pero veo ese paquete en góndola a 40 pesos, puedo entender que ese molino no trabaja para perder plata y por lo tanto está haciendo, hace dumping, para ganar mercado en detrimento de otros, o no está pagando lo que tiene que pagar en las diferentes etapas del proceso productivo y con ello, incumple con la ley en varios aspectos: vende más barato porque la plata con la que produce no proviene de la actividad sino del lavado de dinero o hace dumping. Todas cuestiones tipificadas y severamente castigadas donde las multas llegan hasta los 200 millones de pesos y a mí me encantaría que a alguno de esto molineros le apliquen una multa alguna vez, y vamos a ver como todo se acomoda”.
“Lamento estas cuestiones que desvían del objetivo, el motivo genuino del diputado Olivera que está preocupado por los productores, pero tenemos una herramienta de fácil aplicación para determinar quienes obran de buena fe y quien se enriquecen con el incumplimiento de la ley. Es difícil si perseguís al de abajo, al pequeño secadero. Empezá por arriba y se acomoda todo”, dijo.

El debate eterno

Minutos después, Schiavoni se retiró. El debate, ya fuera de los tiempos de la comisión pero con la mayoría de los diputados presentes, prosiguió. Volvieron a plantear la discusión eterna: si o no al Inym; la recuperación de las decisiones sobre la yerba mate en el ámbito provincial sin depender de la Nación o la defensa irrestricta del organismo y del mercado consignatario – pese a que nunca se instrumenta-, y las responsabilidades compartidas por esta situación que afecta al sector y que la Legislatura no logra resolver.

schiavo2

Anuncios