Sergio Massa presiona en el Congreso para la sanción de una ley de góndolas inspirada en la ley sancionada en Misiones por iniciativa de Avancemos. También es reclamada por el dueño de Maxiconsumo, Molto y Marolio, que desde el propio ámbito empresario denuncia el poder de los supermercados para subir los precios. Massa habla del “curro de los supermercados”

Posadas (Viernes, 28 de julio) La ley de góndolas que tiene sanción parlamentaria en Misiones, mientras espera su reglamentación para entrar en vigencia, ya inspira debates en el Congreso de la Nación. Desde el ámbito político, el economista Marco Lavagna del Frente que encabeza Sergio Massa, reveló que se está trabajando en una ley similar en la Cámara de Diputados, aunque admitió que está en un lento proceso de estudio ya que al ser integrada en una ley más coyuntural como la de la Emergencia Alimentaria, tiene cabecera, no en la Comisión de Comercio sino en la Comisión de Salud que es presidida por la kirchnerista Carolina Gaillard. No es casual que entonces el debate por la ley para obligar a todas las cadenas comerciales la promoción y venta de productos de origen local, se vea subsumido a resonancias en la pelea electoral. Desde esa Comisión, la diputada K privilegia en la ley los subsidios a los comedores comunitarios y escolares.
Pero la realidad social argentina no da tregua y el salto en la cotización del dólar volvió a disparar los precios de los alimentos. Ayer, el dueño de Maxiconsumo y las marcas Molto y Marolio, Víctor Fera denunció que los alimentos están llegando con aumentos de alrededor del 10 por ciento porque los formadores de precios ya se cubren y hacen especulaciones con un dólar a 20 pesos.
Ya el lunes, en declaraciones que sólo son reproducidas en medios alternativos ya que es silenciado por los hegemónicos, Fera aseguró que los precios de los alimentos no van a bajar porque “no existe la competencia” en el sector y apuntó que los grandes supermercados “manejan el país y al Gobierno. Dieciocho personas de la familia Braun, que es dueña de La Anónima, están en el Gobierno. Hay gente de Carrefour también. Eso direcciona, condiciona, no hay libre competencia en la Argentina”, se quejó el empresario.
Fera protestó por los descuentos del 50% acordados por el Banco Provincia y las grandes cadenas de supermercados al sostener que eso se financia “con los impuestos de la familias más humildes del país”. El empresario -también dueño de Maxiconsumo- opinó que ese plan de descuentos fue diseñado para “direccionar las ventas a las grandes cadenas de supermercados”, dejando afuera a las pequeñas y medianas empresas comerciales.
Dijo que si hubieran querido beneficiar a las familias con descuentos en precios, “lo hubieran hecho quitándole Ingresos Brutos a alimentos como fideos, yerba, arroz, para que bajen los precios reales: esto fue una estafa a los bonaerenses”.
Más tarde en radio Splendid volvió a respaldar la sanción de una ley de góndolas a la que consideró como un paso importante para controlar los monopolios ya que “las actuales normativas son violadas por las grandes cadenas comerciales sin penalidad alguna”.
Reiteró su denuncia : “el país y el Gobierno están manejados por supermercadistas”, a y apuntó contra el secretario de Comercio, Miguel Braun, a quien le pidió sin éxito reuniones en varias oportunidades para debatir el manejo de mercados.
“Braun atiende sólo a los amigos de él, a los ricos. Hacen cosas como lo hicieron con el Banco Provincia que con los impuestos de los pobres hicieron 50% de descuento en los grandes supermercados para dirigir las ventas hacia ellos”, denunció.
Fera sostuvo que el Gobierno debería comenzar a pensar que “está fundiendo las pymes y está usando la plata de la gente que más necesita para beneficiar a las grandes cadenas de supermercados”.

victor fera sobre braun
“Se ponen de acuerdo entre ellos con grandes industrias nacionales y multinacionales y no permiten la competencia y al que más dañan es al consumidor, al que le decían que iban a ayudarlo: todo una mentira”, se quejó.
En este contexto, Sergio Massa junto a Margarita Stolbizer presionan en Diputados por la “ley de góndolas” que fije reglas a las grandes cadenas de supermercados y obligue a competir, y a bajar los precios, similar a la que fue sancionada en Misiones, para terminar “con el curro de los supermercados”
“Hay hambre en la Argentina”, sostienen en el massismo donde varios diputados (Felipe Solá, Facundo Moyano, Julio Raffo, Cecilia Moreau, y también Lucila de Ponti del Movimiento Evita, y la socialista Gabriela Troiano) suscribieron esta semana otro proyecto de sus aliados de Libres del Sur, de Emergencia Alimentaria.
El empresario, Fera, que repetimos no es militante de izquierdas sino que es dueño de la cadena mayorista Maxiconsumo, ya había acusado de bloquear la ley de góndolas a los dueños y representantes de Coto, Jumbo, Carrefour y La Anónima. Explicó que al haber hecho convenios con grandes alimenticias nacionales y trasnacionales para no dejar entrar a sus góndolas productos “más baratos” que las marcas que ellos producen. “Los productos Marolio y Molto no se pueden ver en esas cadenas porque tienen precios más bajos que la competencia, como Molinos: un puré‚ de tomate nuestro vale 10 pesos al público y de la otra marca, 16, 17 o 20 pesos”, dijo Fera. Dijo que los supermercados compran productos baratos en “los países civilizados” donde funciona la competencia y las acciones del Estado para evitar los abusos de los comercializadores o intermediarios, lo que no está ocurriendo en la Argentina. “A mí me dijeron personalmente, el señor Federico Braun (dueño de la Anónima) y el señor Alfredo Coto que nuestros productos no van a estar en las góndolas porque eso haría que las multinacionales y la grandes empresas nacionales tengan que bajar los precios”, afirmó Fera.

Nota relacionada

Anuncios