El secretario general de Adunam, Aníbal Velázquez, salió al cruce de las ya famosas declaraciones de Vidal contra el acceso de los pobres a la Universidad, y del anuncio de Dujovne de terminar con la asistencia técnica que prestan al Estado. Pero no se queda en la anécdota y acusa que afectarán la investigación científica, la extensión y las becas. “Son medidas coherentes con un modelo de país elitista y de distribución regresiva del ingreso”, remata.

Posadas (miércoles, 6 junio) Por Aníbal Velázquez*
En una nota anterior hacíamos referencia al micro relato de Jorge Luis Borges:”La Trama” y su advocación a la repetición de los actos, algunas veces como drama y otras como tragedia. “Al destino le agradan las repeticiones, las variantes, las simetrías…” dice.
Hoy diecisiete años después de los acontecimientos del 2001, la Argentina camina hacia un desenlace similar al ocurrido entonces. ¿Será similar a 1995 y reelegirá a Macri como lo hizo con Menem después de abrazarse desesperado al FMI para mantenerse a línea de flote? como se pregunta muy bien Julián Zícari, en nota de PáginaI12, el martes pasado.
Cuando Adolfo Rodríguez Saa, que asumió su fugaz presidencia el 23 de diciembre del 2001, anunció su programa de gobierno prometiendo ahorros con ventas de autos, congelamiento de incorporaciones al empleo público, entre otras cosas, todos sabíamos que eso no resolvía el problema del default que venía, el más escandaloso de la historia, y que fuera anunciado en un encendido discurso.
“Para que el horror sea perfecto”, decía Borges, las once medidas de ahorro expresado por el ministro Nicolás Dujovne circula por el mismo absurdo que el anunciado por Saa. Aunque solo fuera un anuncio marquetinero del Gobierno no debiera pasar desapercibido. Dijo en esa conferencia de prensa que se lograría veinte mil millones de pesos de ahorro. Menos que mil millones de dólares. No mueve la aguja, replicaría el economista Alfredo Zaiat. La condonación de las deudas a las empresas energéticas de los amigos sumó esa cifra dicen las crónicas periodísticas.

Adiós a la investigación científica

A nosotros nos interesa detenernos en el siguiente enunciado de ahorro: “Los convenios por Asistencia Técnica con las Universidades quedarán sin efecto a partir del 31 diciembre y ya no podrá utilizarse esta modalidad para proveer servicios personales”. Eso va directamente al recorte presupuestario de las Universidades públicas. No más extensión, no más comedores estudiantiles, no más becas, no más convenios de cooperación entre Universidad y entes públicos, adiós a la investigación científica. Para el año en curso ya fue anunciado un recorte de tres mil millones de pesos en el presupuesto aprobado.
Al proyecto político de la derecha argentina siempre le molestó la Universidad pública gratuita. Cuando el general Perón explicaba la decisión de eliminar todas las restricciones para el ingreso a la Universidad decía: “la conquista más grande fue que allí la Universidad se llenó de hijo de obreros donde antes solo estaba admitido el oligarca. Porque la forma de llevar al oligarca es poner altos aranceles, entonces solamente puede ir el que lo paga. Nosotros suprimimos todos los aranceles…”. Cualquier visión sobre la Universidad pública está teñida de convicciones ideológicas del que la pronuncia. La UCR formó sus cuadros en esta universidad y siempre la defendió autónoma y gratuita. ¿Qué dirán los radicales aliados de cambiemos ahora?
No nos mueve el interés de desarrollar fundamentos con sustentos estadísticos como lo hacen muy bien los investigadores de la Universidad de Quilmes, o subjetivos como los infinitos testimonios de los que son primera generación de universitarios de la familia. Tampoco en recordar que la Universidad pública tuvo entre sus egresados los cinco premios Nobel de la Argentina. Nos interesan sí los fundamentos políticos de la visión sobre las universidades.
No es casual que todo se dé en el centésimo aniversario de la reforma de 1918, a cincuenta años del Mayo Francés. La gobernadora estrella del Macrismo Mariu Vidal ante “calificados” escuchas se preguntó: “¿Es de equidad que durante años hayamos poblado la Provincia de Buenos Aires de universidades públicas cuando todos los que estamos acá sabemos que nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la Universidad?”. “Todos los que estamos acá..”, dijo. “Acá” era un lujoso salón del emblemático Hotel Sheraton y “todos” eran los rotarianos porteños.
Sobre la discusión de fondo es sobre lo que quisiéramos expresarnos. No está en consideración si lo de la gobernadora Vidal fue un sincericidio o un exabrupto y lo del ahorro de Dujovne una fantochada. Es un modelo de país y de distribución regresiva del ingreso lo que se manifiesta en cada gesto político del gobierno de Cambiemos.
Todo gobierno que defiende los derechos de mejor distribución del ingreso, nacional y popular; desde Laprida (aquél del Poema Conjetural de Borges), Belgrano, Moreno fueron acusados de corruptos, Irigoyen, Perón, Frondizi…Tema para una próxima nota.
*Secretario general de Adunam

 

Anuncios