Distintos sectores de la comunidad se oponen al proyecto de un funcionario nacional que facilita el negocio de una empresa privada. “Rechazamos enérgicamente este proyecto que pone en riesgo la ya amenazada biodiversidad de las semillas nativas y criollas de la provincia de Misiones y de la región, como así también la soberanía alimentaria, la salud humana, dañando de manera directa a la familia agraria y el ecosistema natural de la Selva Paranaense”, dicen los que se oponen.

Posadas (Miércoles 16 de enero). Desde distintos sectores de la comunidad -misionera y de otros puntos del país- salieron a rechazar la iniciativa del secretario de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial de la Secretaría de Agroindustria de la Nación, Jerónimo Lagier, que pretende incentivar un negocio privado de la Asociación Maíz y Sorgo Argentino (Maizar), a partir de propiciar a gran escala el cultivo de maíz transgénico en Misiones y Norte de Corrientes, con la intención de vender más de un millón de toneladas de esta producción al Brasil.
Esta propuesta de un funcionario misionero del Gobierno nacional prioriza la cuestión económica por sobre la situación ambiental de la provincia de Misiones, un territorio con más de un tercio de su superficie bajo distintas modalidades de protección y con leyes de avanzada que lograron la conservación de la naturaleza, pese a que en la región desapareció la selva Paranaense –y con ella, su diversidad biológica-. Iniciativas como esta, la de Lagier, llevaron a Paraguay y al Brasil a devastar la Selva de la región para propiciar el monocultivo de soja.
Lagier, en un comunicado que difundió a través de la secretaría de Agricultura Familiar de la Nación, dice que en Misiones “el cultivo de maíces híbridos o transgénicos no requiere de trámites o autorizaciones especiales, ni evaluaciones de impacto ambiental, ni está sujeto a otra voluntad que la de los productores que deciden comprar esa semilla y llevar adelante esos cultivos. El Estado Nacional no siembra maíz en Misiones. Lo hacen y lo seguirán haciendo los productores, en la medida en que quieran hacerlo”, expresó.
En su propias declaraciones admite que propone el negocio para la empresa privada, aunque lo presenta como la propuesta de “un modelo de desarrollo territorial y económico que permita recuperar la rentabilidad para el agricultor misionero”sector afectado también por las medidas económicas del propio Gobierno nacional del que forma parte, y sobre el que asegura que “la falta de rentabilidad en el sector agropecuario provincial ocasionó el desastre de tener casi medio millón de hectáreas cultivables en abandono, sin uso alguno”.
“La propuesta de la Nación es incentivar el desarrollo de un modelo agronómico de alta productividad, teniendo en cuenta que el maíz es un producto con un mercado cierto, tanto en nuestra provincia como en Brasil, muy cerca de nuestra frontera. Y adonde se puede llegar a precios muy competitivos. Producir maíces de alto rendimiento en Misiones puede generar múltiples beneficios”, dice el comunicado de Lagier.
La primera voz de rechazo a esta intención de favorecer el negocio privado de la empresa que propicia el cultivo de maíz transgénico, atado a la venta de sus agroquímicos y que este funcionario intenta facilitar, surgió justamente de la secretaría de Agricultura Familiar de Misiones, Marta Ferreira. Tal como lo consignaron distintos medios de prensa misioneros, la funcionaria aseguró que el convenio entre el Gobierno de la Nación y Maizar, para la producción de maíz transgénico, “atenta contra el esfuerzo de los agricultores que buscan darle valor a técnicas agroecológicas, cuidando del suelo, la biodiversidad y el ser humano”, al tiempo que también atenta “contra las políticas provinciales para el sector establecido en las Leyes de Agricultura Familiar y la ley de fomento a la Producción Agroecológica”.
Misiones tiene, en ese sentido, un largo trabajo en el resguardo de maíces y de bancos de semillas criollas y nativas, en busca de la promocionada Soberanía Alimentaria en la que está embarcada esta provincia.

“No a las semillas transgénicas”

En sólo dos días, distintas organizaciones lograron más de 2000 adhesiones para rechazar el cultivo de semillas transgénicas en la recientemente declarada Capital Nacional de la Biodiversidad, tal como reconoció el Congreso Argentina a Misiones en diciembre pasado.
El extenso documento que circula expresa:
“Mantener durante miles de años la biodiversidad silvestre y cultivada ha sido uno de los factores que permitió a los agricultorxs de todo el mundo y de Misiones asegurar sustentabilidad ambiental, su independencia productiva y la soberanía alimentaria de sus comunidades. Nosotrxs ciudadanos y ciudadanas, campesinxs, productorxs de la agricultura familiar, estudiantes, trabajadores de la salud de la provincia de Misiones, integrantes de las organizaciones, redes y movimientos que suscriben, ante el anuncio que la Secretaría de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial dependiente de la Secretaría de Agroindustria de la Nación y la Asociación Maíz y Sorgo Argentino (Maizar), firmaron un convenio para desarrollar el cultivo de maíz transgénico, de alta productividad en Misiones y en el Nordeste de Corrientes, con el objetivo de producir y exportar –desde estos territorios- más de 1000000 de toneladas al Brasil: Rechazamos enérgicamente este proyecto que pone en riesgo la ya amenazada biodiversidad de las semillas nativas y criollas de la provincia de Misiones y de la región, como así también la soberanía alimentaria, la salud humana, dañando de manera directa a la familia agraria y el ecosistema natural de la Selva Paranaense.
La reciente ley 27494 de la Nación, promulgada el 5 de diciembre del 2018 que declara a Misiones como “Capital Nacional de la Biodiversidad”, fruto del esfuerzo de la sociedad misionera y de los organismos gubernamentales de preservar los bienes naturales, ha sido herida de muerte ante la confirmación y avance del Proyecto de cultivos de maíz transgénico en siete localidades de la Provincia sin previa participación de la ciudadanía y no teniendo en cuenta la Ley provincial de Fomento a la Producción Agroecológica (Ley VIII-N°68 – promulgada 16/10/2014) y tampoco la Ley provincial de prohibición del glifosato (Ley XVI- N°124 – sancionada el 18/10/2018).
Cuando la ONU, el máximo organismo de diplomacia internacional, adopta el lunes 17 de diciembre de 2018, en Nueva York, la “Declaración sobre los Derechos de los Campesinos y de otras personas que trabajan en las zonas rurales”, toma una medida sin precedentes y reconoce una serie de derechos para los sectores populares del campo, reivindicando el rol fundamental de la agricultura familiar para combatir el hambre, cuestionando a los agroquímicos, defendiendo el derecho a proteger las semillas (frente a los intentos de privatización), y remarcando la necesidad de la soberanía alimentaria, nosotrxs en la provincia vemos amenazada nuestra soberanía y avasallados nuestros derechos, ante este avance de introducir oficialmente semillas transgénicas.

Nos oponemos a este proyecto porque:
• Las semillas transgénicas son parte de un modelo productivo que ataca directamente la biodiversidad, y dado que las mismas se utilizan bajo paquetes tecnológicos basados en plaguicidas de diverso tipo, destruye y envenena el suelo, el agua, el aire y como consecuencia pone en riesgo la salud de los animales. de las plantas y de las personas.
• Impide el derecho a que la población tenga una alimentación sana segura y soberana. Por eso es necesario aplicar, en este caso, el principio de precaución (Declaración de Río 1992)
• El maíz transgénico en la Provincia, viene a destruir el modelo de producción con enfoque en la agroecología ya que ambos modelos son incompatibles. Una vez que un OGM (Organismos modificados genéticamente) es liberado al medio ambiente es imposible retirarlo o prevenir su esparcimiento. La coexistencia entre los maíces de variedad y el maíz transgénico no es posible ya que este último los contamina. Además no son necesarios ya que las variedades locales han demostrado ser muy eficientes y productivas ya que están adaptadas a nuestros modos de manejo, suelo y clima.
• El cultivo de transgénicos necesita la utilización de grandes cantidades de agrotóxicos, como el glifosato, entre otros. El glifosato está clasificado como probable cancerígeno por el IARC (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer dependiente de la Organización Mundial de la Salud). No quedan dudas del gran impacto que trae en el deterioro de la salud y la calidad de vida, con el gran aumento de cáncer, linfomas, hipotiroidismo, abortos espontáneos, malformaciones, constatadas en varias investigaciones realizadas en las regiones o provincias en donde se utilizan estos venenos para los monocultivos.
• Atenta contra el derechos de los agricultores a resembrar su propia semilla, los esclaviza y los desplaza del mercado y luego de sus tierras.”Por ser un producto de ingeniería, las semillas son patentadas, por lo que para los agricultores, guardar una parte de la propia cosecha para la próxima estación de siembra se convierte en ilegal, asegurándole a las empresas nuevas ventas cada estación e incluso ganancias extras al llevar a juicio a los agricultores cuyas parcelas se “contaminen” de transgenes patentados”(víacampesina.org).
• Esta propuesta viene a agravar más el deterioro ambiental de la región, ya que requerirá del desmonte de miles de hectáreas de selva Paranaense. El ecosistema de Misiones es uno de los que alberga la mayor biodiversidad del país. Promover desde el estado la siembra masiva de maíces sumada a la incorporación del paquete tecnológico de alto uso de agrotóxicos es promover la destrucción de la base misma de sustentación de la producción .Basta ver los desastres ambientales, económicos y sociales en los vecinos países por un modelo productivo no acorde a su ecosistema.
• La provincia de Misiones cuenta con una historia reconocida en la región y en el país de recuperación de maíces criollos en manos de los productorxs y de programas / instituciones que han acompañado a lxs mismxs. Como lo hizo la misma SAFydt, (antes Programa Social Agropecuario PSA), que durante más de 20 años promovió su rescate y revaloración.
• Exigimos que el apoyo financiero sea para impulsar la producción, enriquecimiento e intercambio con las semillas locales, con manejo desde las familias agrícolas en armonía con la diversidad y la selva. Permitir la implantación de maíz transgénico implica dependencia total de las grandes corporaciones que comercializan esta semilla de maíz.
• Con la investigación y producción de OGM los seres humanos manipulamos la vida y jugamos a ser dioses con las consecuencias ambientales, sociales, culturales, económicas y políticas a que esto conlleva.
Para que merezcamos seguir siendo “La capital Nacional de la Biodiversidad: Instamos a todxs lxs misionerxs, a los Gobiernos municipales, concejos deliberantes, a la Cámara de Representantes y al Ejecutivo Provincial a no dejarnos avasallar, a no quedarnos calladxs, a defender la vida en todas sus manifestaciones, las semillas nativas y criollas, a defender la biodiversidad, el agua, la tierra, a declarase a favor de la agroecología como propuesta de modelo productivo para luchar por la soberanía alimentaria y por la salud de todxs y a la prohibición de la siembra y plantación de transgénicos en los municipios de la Provincia.
“Las semillas son patrimonio de los pueblos al servicio de la humanidad”, y deben seguir estando en manos de los agricultores y no de las grandes corporaciones.

Firmas y adhesiones

Firman, en principio, en rechazo a esta intención, las siguientes organizaciones y personas (para adhesiones comunicarse a noalostransgenicosenmisiones@gmail.com):
Red de Agroecología de Misiones; Movimiento por las semillas campesinas de Misiones; Red de Agricultura Orgánica de Misiones (RAOM); Movimiento Agroecológico de América Latina (MAELA); Movimiento Nacional de Salud LAICRIMPO; Movimiento Mundial para la salud de los pueblos – Argentina (MSPLA); Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas de América Latina (RAPAL); Red de Organizaciones Rurales y Comunidades Originarias en Lucha; Productores Independientes Piray (PIP); Cooperativa de Trabajo Parajes Unidos Puerto Libertad; Movimiento de Trabajadores Excluidos MTE; Productores Unidos de Delicia; Comunidad Ysiry; Organización de Productores Unidos de Santiago de Liniers (PUSALI); MTE Rama Rural Misiones – CTEP; Frente Ciudadano Ambiental CAPUERA; Acción por la Diversidad; GRAIN; Multiversidad Popular – Misiones; SERPAJ Misiones; Movimiento Agrario de Misiones (MAM); Red de Agroecología – NEA; Cooperativa Agrícola Río Paraná Limitada – Misiones; Casa de las Semillas – Misiones; Colectivo Nuestros Derechos (Roque Saénz Peña – Chaco); Círculo Argentino de Agroecología (CIRAA); Multisectorial Paren de Fumigarnos – Santa Fe; Museo del Hambre. Centro de Lucha por la Soberanía Alimentaria; Seminario sobre el Derecho a la Alimentación Adecuada – Facultad de Derecho – UBA; Cátedra Abierta Estudios Urbanos y Territoriales, UNPSJB Trelew; Cátedra Abierta Ambiente y Sociedad de Saladillo; Mesa Provincial No a las Represas – Misiones; Instituto de Cultura Popular (INCUPO); Grupo Ecologista Cuña Pirú – Misiones; Patria Grande – Misiones; SERPAJ; Conciencia solidaria; Madre Tierra – Eldorado; Asamblea Socio Ambiental ECOS, Saladillo; Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de 9 de Julio; Conciencia Agroecológica 9 de Julio; Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria y Agroecología CALISAyA UNaM; Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria CASA; UADES. Paraná – Entre Ríos; Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Escuela de Nutrición de la UBA; Cátedra Libre de Agroecología y Soberanía Alimentaria (CLAYSA)- UNC; AABDA (Asociación para la agricultura Biológica-Dinámica de Argentina); Madres de barrios fumigados de Pergamino; Comunidad Slow Food FloreSer – Río Luján – Campana; Cátedra de Soberanía Alimentaria de la FCN UNAS; Corriente Nacional Emancipación Sur; Red Nacional de Municipios y Comunidades que Fomentan la Agroecología (RENAMA); Red Jarilla de Plantas saludables de la Patagonia; Asamblea por el Agua Pura de Huanacache – Lavalle – Mendoza; Asamblea Socioambiental Zona Este – Mendoza-; Colectivo de Investigación Ecología Política del Sur (Citca: Conicet-Catamarca); CTA Autónoma de Misiones; Cooperativa de Trabajo Iriarte Verde Limitada; Movimiento Evita Misiones; Corriente Clasista y Combativa Misiones (CCC); Proyecto educándonos para una vida sustentable – Misiones; Movimiento Nacional Campesino Indígena – Misiones; Partido Agrario y Social (PAyS); Acción por la Biodiversidad; Espacio Cocreativo agroforestal La Espiral – Cerro Corá – Misiones; Iglesia Evangélica Luterana Unida de Misiones (IELU); Feria Consciente Misiones; Organización de productores con criterio desde la Agroecología – La Unión – Posadas – Misiones; Asamblea Popular por el Agua (Gran Mendoza); Asamblea Lujanina por el Agua y los Bienes Comunes, integrantes de AMPAP (Asambleas Mendocinas por el Agua Pura); Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria (Facultad de Educación, Universidad Nacional de Cuyo); Asociación civil casa de la familia yerbatera de San Pedro – Misiones; Fundación Pindaity – Misiones; Radio La Retaguardia, periodismo social; Ing. Javier Souza Casadinho; Mariana Mampeay – Médica; Juan Yahdjian – Médico; Claudio Omar Schvindt – Pastor de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata – Oberá –; Marcela Bobatto- Médica – Eldorado – Misiones; Alejandro Espinosa Calderón – México; Doctora Sabrina del Valle Ortiz – Abogada, Pergamino; Roberto Ramírez – VACCA; María Paula Bertolini. Bióloga. Autora de los planes de manejo de los parques provinciales de Misiones; Mirtha Masi. Profesora adjunta ordinaria de la Asignatura derecho agrario de la FCJS de la UNL – Carrera de Abogacía; Adolfo Pérez Esquivel – Premio Novel de la Paz; Claudio Lozano – Diputado Nacional (Mandato cumplido); Ingeniero agrónomo Luis Antonio Lattuca – Rosario – Santa Fe; Sandra Vanesa Vieira; Enrique Gandolla; Ingeniero Magister Carlos Carballo González; Arturo Quizhpe Peralta, exdecano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Cuenca; Carlos Vicente. Grain; Médico sanitarista Julio Monsalvo; Juan Carlos Belgrano; Victor Rosenfert – Misiones; Dr. Rafael C. Lajmanovich. Investigador Independiente CONICET Profesor Titular Cátedra Ecotoxicología (ESS) Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas (UNL) Santa Fe –Argentina; Abogada Silvia González, Paraguay; Manuela Rocío Martínez; Ingeniero Eric Barney – Oberá – Misiones; Marina Parra; Andrea Kalmbach, licenciada en Trabajo Social y Fitoterapeuta – Candelaria – Misiones; Fernando Parra; Lucas Tedesco de la UTT (Unión de Trabajadores de la Tierra; Red por una América Latina Libre de Transgénicos; Acción Ecológica (Ecuador); Centro Agroecología Urbana – Rosario – Santa Fe; Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (APAM); Hugo Sanz; Asociación de Ferias Francas – Corrientes; Partido Instrumento Electoral por la Unidad Popular – Misiones; Partido NacionaI Instrumento Electoral por la Unidad Popular; Red Nacional de Acción Ecologista (RENACE); Asociación Civil Nativos; Asamblea Ciudadana Concordia; Red TRAMA (Red de técnicas e instituciones que trabajan con mujeres rurales, campesinas e indígenas); Federación Argentina de Espeleología; Slow Food de la Provincia de Misiones; Partido del Trabajo y del Pueblo; PCR; Asamblea Río Cuarto Sin Agrotóxicos; Colonias Unidas Montecarlo -Grupo de familias semilleras; Feria La Paloma – Montecarlo; Beatriz Curtino – Docente UNaM; Asociación Latinoamericana de Medicina Social (ALAMES Argentina); Comunidad Pueblos Originarios de Awyayala, “Comunidad Tonokote Kushi Kawsaypa” y LADH- Liga Argentina por los Derechos Humanos- con asiento en Rafaela, Provincia de Santa Fe; Antonio Heinze; Asociación Civil UPVA “Unidos por la vida y el medio ambiente”; Miembro del Renace Red Nacional De Acción Ecologista; Movimiento La Vuelta al Mundo; Licenciada Cecilia Torres Garibaldi – Docente Concursada UBA; Asamblea Río Cuarto Sin Agrotóxicos; Erika Arteaga Cruz – Doctorado Universidad Andina Simón Bolivar – Ecuador y Fabiana Falbo – Médica – Rosario, Argentina.

RP – Misiones Plural.

Foto: imagen ilustrativa de la nota tomada de Internet.