La prensa de Itapúa da cuenta que el Gobernador de ese departamento solicitó a la Cancillería de su país que gestione con Argentina la reapertura del paso internacional. Aduce necesidad de entablar las relaciones bilaterales pero el verdadero motivo es la crisis económica que afecta a los comercios que viven de la venta a los misioneros.

Lunes 21 de septiembre de 2020. El gobernador de Itapúa, Juan Alberto Schmalko, solicitó a la Cancillería Nacional de Paraguay que inicie las gestiones para la reapertura del puente internacional San Roque González de Santa Cruz, que une ese departamento con Posadas, capital de la provincia de Misiones Argentina.
Pese a que Argentina tiene cerradas sus fronteras, el mandatario paraguayo insiste con “abrir” el puente Internacional para favorecer la actividad comercial de Encarnación, la capital del departamento de Itapúa.
De hecho, argumenta que es necesaria esta apertura a partir de la acentuada crisis que anula el comercio fronterizo en Encarnación, aunque especifica que la idea de abrir el Puente no es solo comercial sino también para entablar las relaciones bilaterales entre ambos países.
La prensa de Encarnación da cuenta de las intenciones de Schmalko y recuerda que si bien el Gobierno de Misiones no quiere que el abra el viaducto entre los dos países como medida sanitaria, el gobernador de Itapúa intentará que el protocolo de uso seguro en la frontera permitirá que la Argentina flexibilice el cierre de sus fronteras, al menos en este punto.
Y aseguran que esa versión cobra fuerza a partir de la reapertura del Puente de la Amistad, a partir de la próxima semana, con el que buscan recuperar la actividad económica entre Ciudad del Este y Foz de Iguazú, con el acompañamiento de medidas sanitarias garantizadas por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social del Paraguay.
Del lado argentino, es conocida la posición del Gobierno misionero y del propio gobernador Oscar Herrera Ahuad que se manifestó en varias oportunidades en contra de la reapertura del vínculo entre las dos ciudades, a través del puente Internacional, sobre todo porque no están garantizadas las condiciones sanitarias que eviten, de raíz, la circulación del virus que provocó la pandemia.